¡No Compres o Rentes una Casa sin Mirar Esto!

Probablemente rentar o comprar una casa es una de las preguntas que más se hace la gente. Mi curso de “Finanzas Personales y Como Empezar a Invertir”: https://www.udemy.com/course/finanzas-personales-y-como-empezar-a-invertir/?referralCode=1F27F622E4A1F1404C7F Comprar una Casa. 1.Existe plusvalía en tu casa (o no). La plusvalía…

¡No Compres o Rentes una Casa sin Mirar Esto!

Source

0
(0)

Probablemente rentar o comprar una casa es una de las preguntas que más se hace la gente.

Mi curso de “Finanzas Personales y Como Empezar a Invertir”:

https://www.udemy.com/course/finanzas-personales-y-como-empezar-a-invertir/?referralCode=1F27F622E4A1F1404C7F

Comprar una Casa.
1.Existe plusvalía en tu casa (o no).
La plusvalía de tu casa dependerá de la ubicación geográfica en la que se encuentre, la accesibilidad que esta tiene a diferentes servicios como plazas comerciales, transporte público, etc. Sin embargo, al final de cierto tiempo puedes decidir si vender tu casa a un precio mayor al que lo compraste o la rentas.
2.Es una Inversión de Largo Plazo.
El comprar una casa, es en definitiva una inversión de largo plazo pues como lo vimos en el punto anterior, esta generalmente aumenta su valor a través del tiempo. Esto va acompañado del hecho de que comprar en una casa te obliga en cierta forma a “ahorrar” dinero, por así decirlo. Pues tienes que pagar por la hipoteca de la casa mes tras mes. Y al final del periodo, te harás de ella y podrás venderla.
3.Tienes Algo que es Tuyo.
Básicamente, este es un punto positivo porque no tienes que preguntarle a alguien si puedes hacer algo en tu casa.
4.Te da Estabilidad de un Lugar para Vivir.
Este también es uno de los grandes beneficios de tener una casa. Una vez que acabes de pagarla, siempre tendrás un techo donde dormir sin tener el miedo de que si mañana te despiden y ya no podrás pagar la renta. Eso sí, si aún tienes que pagar tu hipoteca, podrías tener algún problema.
De igual forma, no corres el riesgo de que te corran del departamento: y si rentas, esto te puede suceder tanto si termina tu contrato de arrendamiento, no cumpliste alguna regla o simplemente si el dueño de la propiedad decide que ya no quiere rentarte su departamento.
5.No te Preocupas por Incrementos de Rentas o Pagos.
Si estás rentando una casa, siempre existe la posibilidad de que el arrendador decida incrementar la renta del inmueble a placer. Por otro lado, si compraste con un crédito hipotecario, generalmente sabes que cantidad vas a tener que pagar mes a mes.
6.No tienes que tratar con Algún Arrendor.
Esto definitivamente es algo positivo para ciertas personas.
7. Puedes Deducir los Intereses Reales de tu Hipoteca
Según el artículo 151 del ISR, en México puedes deducir los intereses reales de tu hipoteca en tu declaración anual. Y cuando te refieres a intereses reales, o en inversiones al rendimiento real, nos referimos a un ajuste después de la inflación. En este sentido, se pueden deducir los intereses reales de tu crédito siempre y cuando tu crédito hipotecario no sea mayor a 750,000 Udis. Sin embargo, esto entra en tus deducciones personales totales y estas no pueden ser mayores al 15% de tu salario anual total o 5 UMAS anuales.
8.Puedes Deducir Impuestos por la Venta de tu Casa.
Y esto aplica por hasta 700,000 UDIS siempre y cuando se haga ante un notario, y cumplas con ciertos requisitos como: ser persona física, que tengas una acreditación de la casa ya sean recibos de luz, teléfono, estados de cuentas bancarias o tu identificación oficial vigente siempre y cuando alguno de estos, estén a tu nombre. Sin embargo, esto únicamente se puede hacer en la venta de un inmueble cada 3 años.

Rentar
1.Rentar no es tirar tu dinero.
Rentar no significa tirar tu dinero a la basura como lo piensa mucha gente.
Cuando rentas una casa, estás pagando por un servicio al igual que lo haces con NETFLIX. Estás pagando por tener un espacio para vivir que te da diferentes flexibilidades a diferencia de comprar la casa.
En este sentido, en lugar de pagar un crédito y, si eres una persona disciplinada, podrías invertir lo que pagarías por ese crédito en algún otro instrumento de inversión que permita que tu dinero crezca.
2.No te Amarras con una Deuda de Largo Plazo.
A diferencia de comprar una casa, donde si compras la residencia con un crédito hipotecario que tienes que pagar los intereses y el capital de la vivienda durante 15 o 30 años.
Rentar una casa no te amarra a ningún tipo de deuda de largo plazo.
Si bien es cierto que aún tienes que pagar la renta, esta puede ir variando a lo largo del tiempo.
3.Movilidad.
Esta es una de las grandes ventajas que te da rentar una casa.
Puedes decidir si quieres mudarte a una mejor colonia o a un lugar más cercano a tu trabajo. Puedes tomar la decisión de irte a vivir a ciudad o país si así lo decides. Y no tener que estar amarrado o dependiendo de la venta o el pago de tu casa para poderte mudar.
4.Puedes adaptar la Renta a tu Presupuesto Personal.
Esto es importante pues conforme vaya variando tu presupuesto si es que perdiste tu trabajo o tuviste algún ascenso, podrías decidir que tanto quieres gastar ahora en una nueva residencia si decides cambiarte.
5.No tienes que preocuparte daños inherentes a ti de la propiedad.
6.Gastos Relacionados con el Inmueble.
Esto aplica dependiendo del contrato que firmes con tu arrendador.

0 / 5. 0